jueves, 11 de febrero de 2016

Nuevo Amanecer: Capitulo 7, Parte 3

Todo tiene su principio


ANNA
Puede que me lleve bien al final con Emily después de todo, tenemos varias cosas en común... 
Subimos al piso de arriba y me llevan a la que puede ser " mi habitación", si decido alguna noche quedarme o quedarme para siempre, un escalofrío recorre mi  cuerpo...No voy a pensar en eso.

Es sencilla, no tan decorada como el resto de la casa, aunque la amplia estantería de un lateral destaca, deben de ser todos los libros que no entran en el salón... la gran mayoría son de literatura juvenil y algunos bastantes actuales.

Tiene un ventana bastante grande y debajo de esta un pequeño baúl donde poder guardar cosas pero sé que se ha utilizado para sentarse encima y sino.. ya lo haré yo. Desde este piso se ve el bosque y un poco, en la lejanía, los acantilados del lago.

Doy vuelta por la habitación observando algunos cuadros, los libros, la cama.... vamos todo, bajo la mirada de Kent y Emily.

-¿Qué te parece?- pregunta Kent rompiendo el silencio- sino te  gusta es culpa de ella-dice señalando a su mujer.

-Es muy bonita, me recuerda a la que tengo en mi casa, la de Inglaterra- me corrijo- salvo por la ventana y los libros, tengo más libros.

-Ya tendrás tiempo de llenarla-bromea, noto la inquietud de su voz, no respondo al comentario, ya es todo demasiado incómodo.

Suena el timbre, casi ni se despiden y bajan, dejándome sola,en "mi habitación", no se que pensar, no quiero hacer comparaciones, quiero conocer más cosas de mi pasado, de este clan y menos: "vamos a enseñarla lo bien que la trataríamos".
Sigo pensando en la casa, mi padre ha dudado, quizás cuando conoció a Emily la tiro... o ella la reformo.... espero simplemente que por el hecho de no ir, es oculta bajo las plantas, rezo porque sea así.

Me llaman, supongo que será más gente para conocer a "la hija perdida".

()

Baja los escalones de dos en dos hasta llegar al salón, tanto Kent como Emily están sentados en el sofá, pero de pie, un anciano apoyado en un bastón de madera oscura aguarda su entrada, el bastón tiene detallados dibujos que a simple vista pueden ser un motivo decorativo, a Anna le resultan de lo más familiar.

-Nunca me imagine que te habías convertido en una mujer tan bella, Anniquita- dice el hombre avanzado hacia ella, el bastón resuena en el suelo de madera.

Al oír ese nombre, un pequeño destello aparece en los ojos de Anna, ha escuchado mil veces ese diminutivo y solo una persona en todo el mundo la llamaba así:- abuelo- dice abrazándole, esa reacción no lo pilla desprevenido pero intenta alargar el momento lo máximo.
Su primera e única nieta, jamás se perdonó el dejarla ir  y ahora la vuelve a abrazar.

-Me alegro de que al menos te acuerdes de mí- dice sonriendo, dejando ver su colmillo de plata- como tu padre es un soso y no te deja ir a ningún lado....¿ te apetece dar un paseo con este viejete?

-Sí, y no eres viejo, eres un chaval... porque tengo novio sino ligaba contigo- se da cuenta de que ha definido a Zed como su novio, se sonroja levemente.

Empiezan a hablar, por lo que ignoran a la pareja que esta sentada en el sofá, y salen por la puerta.

-¿Crees que es buena idea dejarlos solos? Ya sabes como es tu padre- pregunta Emily,Kent no responde, sige pensando en la reacción de Anna, a él ni le miraba a la cara en cambio con su abuelo no ha tardado en abrazarse, recuerda cuando era pequeña, la verdad es que no jugaba mucho con ella, solo se dedicaba a grabarla con su madre, con su abuelo contándola un cuento.
Quizás, solo quizás, piensa que no le dedico el tiempo que necesitaba y ahora esta pagando por ello.


ANNA
El reencontrarme con mi abuelo ha sido lo mejor de esta visita, a pesar de las diferencias forma parte de la mayoría de mis recuerdo de infancia, él puede ser el que me enseñe más cosas.

Caminamos por las calles, varias personas nos paran para saludarme, aquí soy la hija de 
Kent, la perdida, nadie  habla de mi madre...Claro que he crecido, es lo que pasa con el paso del tiempo, la gente cambia.

-Te voy a llevar a un sitio secreto para los extranjeros, que aunque no digas nada, esa cabeza no deja de pensar- me dice golpeandome levemente en la cabeza con el bastón.


Tras unos minutos de camino, me sorprende que a pesar de necesitar un bastón, camina muy agilmente, llegamos al lago, otra orilla, esta parte parece menos habitada que la que yo conozco, varios chicos se concentran en la orilla, al igual que Mark llevan un tatuaje en el brazo derecho, la insignia de los osos, uno de ellos percata nuestra llegada y se va al encuentro.
 Tiene el pelo castaño muy  corto, las fracciones de su cara hace que aparente más edad de la que seguro tiene, la sonrisa hace que aparezca unas ligeras arrugas alrededor de los ojos, debe de ser un chico muy expresivo.

-Hola, Owen, cuánto tiempo sin verte por aquí,¿esta es Anna?- me tiende la mano- Yo soy Logan, encantado.
Le respondo con una sonrisa.

-Logan es hijo de un viejo amigo de la familia, cuando venias por aqui jugabas, bueno, te tiraba del pelo basicamente.

-Puede ser, perdona que no te recuerde- me disculpo- todo el mundo jugaba conmigo, se ve que era muy social.
Logan se echa a reír: eso esta bien,¿vais a quedaros por aqui?

-Voy a llevarla a la cueva- dice Owen giñandole un ojo- si quieres unirte....

-Uf, suena a clase de historia, se lo dejo aqui a la  nueva- le toca el brazo- hasta luego,por cierto- dice girandose antes de marchar-bienvenida.



 
       
      


No hay comentarios:

Publicar un comentario