sábado, 30 de enero de 2016

Nuevo Amanecer: Capitulo 3, parte 1

No te pierdas las partes anteriores, aquí


3.DEFINITIVAMENTE ESTO NO ES NORMAL

ANNA

Como cada noche me dispongo a leer en la mecedora, todavía huele a barniz, me encanta, cuando empiezo a balancearme levemente con el pie ayudándome con la barandilla , algo me sujeta por los hombros.
GRITO

-¡Perdona!No quería asustarte-dice Zed sentándose enfrente mía, Lleva  unos vaqueros negros y una camiseta blanca que realza aun más el moreno de su piel.

-Hombre, si me agarras por los hombros desde la oscuridad como para no asustarme, me sorprende que estés vestido como una persona normal....

Se ríe:- al menos no llevo un pijama feo que debería estar en el contenedor hace tiempo.
Suspiro y nota que este chiste no he hace gracia.

-Perdona- pone cara de corderito degollado- Cámbiate, que nos vamos a dar una vuelta-suspira al ver mi cara de desconcierto-venga que no tardaremos nada, solo un paseo fuera del horario de niñera y sin tu primo.

-Dame cinco minutos- me levanto y cierro las cortinas, se que puede mirar pero mi cabeza esta disfrutando del momento de invitación,¿ se puede considerar cita?¿ o me quiere gastar una broma?¿que me pongo?.

-¡Cinco minuto, ni uno más!, tick, tack- me grita desde fuera

Opto por unos vaqueros y una camiseta básica de media manga, todavía no hace mucho calor por las noches, claramente, con mis deportivas favoritas, que están algo desgastadas pero por nada del mundo pienso cambiarlas.
Al salir Zed me mira y salta de la barandilla, me tiende la mano para ayudarme a cruzar:- podríamos salir por la puerta- digo  pasando por encima de la misma.

-Entonces no tendría ninguna gracia, ademas tu niñero mayor y mi madre están todavía dando vueltas.
Me dirige hacia el bosque pero no por el camino señalado, que ya reconozco, zigzagueamos entre árboles, su paso es más acelerado del mio, veo la tensión en su espalda, quiere alejarse o teme a algo.

-Zed,¿podríamos ir más despacio?Que menudo paseito- me paro apoyándome en un árbol- no conozco el camino y a lo tonto me pierdo.

-Perdona, quiero que nos alejemos lo más rápido, quiero enseñarte la belleza oculta de este lugar- se acerca más a mi y me agarra de la mano- ahora  si te sujeto no puedes perderte.

Noto el calor de sus manos, comparadas con las mías son grandes y fuertes. Caminamos durante otros cinco minutos,  de repente los arboles desaparecen y acabamos en un pequeño claro, hay restos de hogueras y alrededor el suelo esta más pateado de lo normal.
 Se tumba en el suelo y me arrastra para que me siente a su lado.

-Están bonitas las estrellas hoy, ¿Verdad?

-¿Me has traído a ver las estrellas?- Mira al cielo sin dirigirme la mirada, veo que frunce el ceño- son preciosas, se ven espectaculares, pero no entiendo.

Suspira y se apoya sobre los codos:- Te he traído porque quería sacarte un poco de la vigilancia que te tiene tu primo, bueno y yo también, sé que no lo entiendes peor yo.... se que pronto pasara y bueno... lo de las estrellas es que, hoy está el cielo descubierto y se puede ver la belleza de este lugar y los días nublados.... detrás de las nubes se aprecian las estrellas- observo como su rostro se tensa, intenta buscar las palabras correctas- desde que murió mi padre, la oscuridad cubrió mi casa, mi madre ya no es la misma e intenta seguir siéndolo por nosotros, pero no es feliz, solo lo es con Adam...- una leve sonrisa aparece en su rostro, se que Adam le gusta para su madre- mi hermana nunca ha sido muy abierta con sus sentimientos y yo he evitado por todos los medios pasar tiempo en casa... hasta que has llegado tú- me mira directamente, sus ojos negros me están pidiendo que acorte la distancia entre nosotros, me acerco un poco- para mi... tú eres como las estrellas, me iluminas sin saberlo.

Bajo la mirada, al levantarla sus ojos siguen fijos, la distancia entre nosotras es  mínima, dejo que él lleve la iniciativa, podría haberme besado pero nuestros labios no llegan a unirse porque tres grandes lobos irrumpen en el claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario