sábado, 26 de diciembre de 2015

Pintalabios

Odio la idea de estar lejos de ti, que mi forma de hablarte sea a través de un papel,  y que  nadie garantiza que después de leer estas líneas te lleguen noticias de que me he ido.
Por eso, amor, no digo promesas que no pueda cumplir, te extraño eso sí es cierto.

Me encanta la última foto que me has enviado, la tengo en la taquilla y soy la envida de mis compañeros.
Extraño el sacarte a bailar en las fiestas y que tus amigas nos miren con mala cara, ya sea de envidia o que todavía no les caigo muy bien, que tu pelo dance al ritmo de la música y que color rojo de tus labios me sea irresistible.
Guarda ese pintalabios para el día que me digas adiós, de nuevo, si tu madre todavía no lo ha tirado.

También extraño el pasear cogido de tu mano y hablarte de todos los planes que tengo diseñados para ti, una casita pequeña pero con un gran jardín donde puedas sembrar todas esas flores que tanto te gusta y donde puedan jugar los niños que pienso tener contigo.

No te lo prometo,pero es lo que más deseo
No quiero hacerte llorar, cariño, por lo que¿Arreglaste el vestido azul? Sé que estas sonriendo picara, recuerdo como se ciñe a tu cuerpo y lo loca que te pones cuando giras, en eso sigues siendo una niña.
Deseo leer tu respuesta y poder saber si finalmente tendremos una niña tan preciosa como su madre.

Amor, tengo que dejarte, suena la sirena y es el momento de apagar las luces, a primera hora mandare esta carta, no dejes de esperarme princesa.


Dobló la carta con los dedos temblorosos y unas lágrimas surcaban sus mejillas, aún con el paso de los años la carta estaba intacta, los años guardada no le habían pasado factura, la guardo junta al resto de cartas que recibo durante aquellos terribles años de incertidumbre, sin saber si finalmente le volvería a ver.
Él nunca supo que la seguía teniendo, levantó la mirada hacia la ventana , el aire  hacia bailar las ramas de sus naranjos y las nubes grises empezaban a tapar el sol.

"Parece que no soy la única que no se quiere despedir"-dijo mirando las fotos de la mesilla, dos fotos, una de una pareja joven con un bebe en brazos y la otra de su ultimo viaje juntos antes de que él cayera enfermo.
"Parece mentira que hayan pasado tantos años, que al final volvieras y me intentaras dar todo lo que me prometiste, cielo, lo has hecho muy bien" empezó a secarse las lagrimas de su mejilla

Sonó la puerta y una chica morena hace amago de entrar pero permanece apoyada en el marco de la puerta: mama, tenemos que irnos ya.
Ya se le empezaba a notar el embarazo y se parecía mucho a ella, salvo por los hoyuelos de su padre.

Se levanto lentamente de la cama y se dirigió  al tocador, el paso del tiempo había teñido de blanco su moreno cabello y las arrugas adornaban su rostro, busco en el fondo del cajón un objeto cilíndrico, ese pintalabios rojo.

Bajo la atenta mirada de su hija y con los ojos anegados de lagrimas se pinto por ultima vez con ese color, porque había llegado el momento de darle su último adiós.





No hay comentarios:

Publicar un comentario